Factura Electrónica: aceptación, consentimiento y eficacia ejecutiva

A 25 noviembre 2014, en Noticias, por Juan Ignacio Matamoros

El próximo 15 de enero entra en vigor la obligación de facturar por vía electrónica para los proveedores de la Administración pública (AP); si bien cabe destacar dos notables exclusiones a la regla general: la relativa a las personas físicas y la previsión de exclusión vía reglamentaria a las facturas de hasta 5.000 euros de importe. La realidad es que no sólo las facturas emitidas a la AP tienen que adaptarse a la modalidad electrónica, si no que esta obligación también alcanza a las relaciones entre empresas y particulares, que acepten recibirlas o que las hayan solicitado expresamente, en el caso de las denominadas empresas de servicios “de especial trascendencia económica” relacionadas en el art. 2.2 de la Ley 56/2007 de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, y a las agencias de viaje, los servicios de transporte y las actividades de comercio al por menor, cuando la contratación se haya llevado a cabo por medios electrónicos.

Considerando la factura electrónica como la que se expide y se recibe de forma telemática con atributos que aseguran su autenticidad e integridad. Son muchos los argumentos que justifican su implantación: medioambientales, de ahorro de costes, eficiencia, reducción de la morosidad de la AP (por cuanto podrá hacerse un seguimiento on-line de estado de tramitación de la misma), etc … Como también, dada la trascendencia del tema, muchos los interrogantes que suscita. En este post, vamos a referirnos a tres cuestiones importantes previas a la puesta en producción de la Factura Electrónica: aceptación, consentimiento y eficacia ejecutiva.

A) Aceptación y consentimiento.

En desarrollo de lo expresamente establecido en el ar. 232 de la Directiva 2006/112/CE, el art. 9.2 del RD 1619/2012 establece que la expedición de la e-factura estará condicionada a que su destinatario haya dado su consentimiento.

En cuanto a la forma en que debe producirse tal aceptación, en ausencia de prescripción legal en la Directiva ni el propio Reglamento, el procedimiento al efecto debe sustentarse en las notas aclaratorias de la Comisión en relación a este particular y en el Informe de la Dirección General de Tributos de fecha 16 de enero, que establecen dos tipos de aceptación:

1. Aceptación expresa (contenido mínimo)

1.1. Procedimiento: comunicación dirigida al cliente (en formato papel para clientes que vengan recibiendo su factura en papel)

1.2. Contenido comunicación: información sobre forma entrega de la e-fra., si consiente, posibilidad y forma de revocar consentimiento a través del aplicativo (preferentemente) y solicitud de devolución firmada de la comunicación como autorización a la e-fra. a partir de fecha determinada.

1.3. Duración y validez de la aceptación. Desde recepción de consentimiento formal o no hasta revocación del mismo.

2. Aceptación tácita (contenido mínimo)

2.1. Procedimiento: comunicación dirigida al cliente (en formato papel para clientes que vengan recibiendo su factura en papel)

2.2. Contenido comunicación: información sobre forma entrega de la e-fra., información sobre posibilidad y forma de revocar consentimiento a través del aplicativo (preferentemente) e indicación de que si no manifiesta su oposición se le facturará de manera electrónica a partir de fecha determinada.

2.3. Duración y validez de la aceptación. Desde acceso al aplicativo o pago de la factura., como ejemplos de aceptación tácita.

En consecuencia:

– La facturación electrónica (E-fra) precisa una comunicación informativa previa al respecto

– La página web o portal electrónico del expedidor (Extranet) en el que se ponen a disposición del clientes las facturas deben incluir la posibilidad de consignar el rechazo o la revocación del consentimiento a la facturación electrónica.

– Es necesaria una aceptación expresa a la E-fra, o al menos un acceso a la Extranet, por ejemplo validando el correo electrónico para facturación electrónica, sin que conste rechazo de la E-fra.

– Si se opta por recabar aceptaciones tácitas, deben controlarse y custodiarse evidencias de acceso a la Extranet.

B) Eficacia Ejecutiva de la E-fra.

El artículo 2 ter introducido por el número dos de la disposición final segunda de la Ley 25/2013, de 27 de diciembre, de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el Sector Público, explicita los requisitos y limitaciones a la consideración de la E-fra. como título ejecutivo

“1. La factura electrónica podrá pagarse mediante adeudo domiciliado si se incluye en la correspondiente extensión el identificador de cuenta de pago del deudor y en un anexo, el documento que acredite el consentimiento del deudor a que se refiere la Ley 16/2009, de 13 de noviembre , de servicios de pago.

2. Las facturas electrónicas llevarán aparejada ejecución si las partes así lo acuerdan expresamente. En ese caso, su carácter de título ejecutivo deberá figurar en la factura y el acuerdo firmado entre las partes por el que el deudor acepte dotar de eficacia ejecutiva a cada factura, en un anexo. En dicho acuerdo se hará referencia a la relación subyacente que haya originado la emisión de la factura.”

Por otra parte se en las relaciones con consumidores y usuarios la E-fra no podrá tener eficacia ejecutiva, ni tampoco será aplicable la ejecutividad cuanto los destinatarios sean órganos, organismos y entidades integrantes del sector público.

Como siempre, esperamos que la información os resulte  útil. Si queréis ampliar  poneos en contacto con nosotros info@totaldat.es

 

Comments are closed.

Premium WordPress Themes